.

Introducción

Here I talk about my thoughts, ideas and anecdotes to share. This blog does not have anything to do with films, though I do want to write a movie script sometime. The name is just because I like how it sounds. Please leave your comments, even if you don't agree with what I am saying. That way we can learn together!

En este blog escribo mis pensamientos, ideas y anécdotas para compartirlos con los demás. No tiene que ver con películas (Films) aunque algún día me gustaría escribir alguna. Sólo me gusta cómo suena. :-) Anímense a dejar comentarios, no me agüito incluso si no están de acuerdo con mis ideas. al contrario! Aprendemos juntos.

lunes, 29 de setiembre de 2008

Nota tras nota

Nota tras nota,
inspiración improvisada de un viernes por la tarde, cuando el sol aún no se esconde pero ya refleja la melancolía de los finales inciertos.
Nota tras nota, Llamada tras llamada, junta tras junta. La vida de un insignificante miembro de una compañia tan globalizada como la añoranza de libertad, corre diariamente tras las rejas aparentes de un diagrama organizativo.
Mi jefa no tiene la culpa. Hoy me dijo que soy valioso para ella a nivel laboral y eso me hizo sentir seguro...
La inmensa pirámide de autoridad laboral no es tan mala como parece. De hecho, hace poco el jefe del jefe del jefe del jefe del jefe del jefe del jefe del jefe de mi jefa dió una conferencia sobre cómo podemos innovar del día a día y hacer lo mismo sin enviar tantas notas y sin hacer tantas llamadas, lo cual no suena nada mal, al final tendría el mismo sueldo aunque un poco más de tiempo para mí... (Sí! tengo nueve jefes encima!).
Es interesante descubrir cómo las relaciones laborales van tomando lugar: uno va conociendo con muchas expectativas, a sus jefes, a sus colegas... Finalmente se comienza a medir la confianza para que el trabajo sea realizado de manera más cómoda para ambos. Las diferencias no se dejan esperar, surgen cuando menos lo pensamos y nos humillan haciéndonos más mansos pero menos mensos. Con el día a día, y los detalles y reconocimientos, las relaciones se van nutriendo y desarrollando: trabajar en equipo con un mismo fin, lograr resolver un problema estresante que parecía imposible, enfatizar los valores empresariales que se busca transformen la vida de cada empleado... saludar a aquél desconocido en el pasillo, pero que de alguna manera parece buena onda.
Pero hay algo que me maravilla de cada ajuste en el tono de voz al argumentar un punto y de cada backspace para corregir la redacción de un correo agresivo: cada uno tenemos oportunidad de ser cada día un poquitín distintos. Hoy dije algo agresivo, pero mañana lo puedo pensar mejor antes de permitirme darle un tono fuerte. Hoy escribí un correo imprudente, mañana puedo preguntar a alguien más si cree que esa información debería exponerla. El hombre tiene alguna especie de mecanismo de avanzar, de ser mejor y llegar a descubrir su máximo potencial. Me pregunto si habrá otros seres vivos que tengan esa capacidad, aunque hay algunos que tienen buenos puntos a favor, a mi me cuesta trabajo pensar que los animales puedan ser concientes de su propio crecimiento profesional o emocional.
¿Qué por qué me maravillo de algo tan cotidiano como el continuo aprendizaje? Bueno, el otro día decidí tomarme un lapso de tiempo para pensar. No porque quiera ser reconocido como un hombre sensible, pues reconozco haber sido tantas veces tan impenetrable. Y la verdad dije pensar pero más bien lloré por dentro, reconozco que me dio verguenza que me fueran a preguntar la razón de mi melancolía, así que decidí contener las lágrimas. Lloraba porque de alguna manera necesitaba sentir que debe haber algo más. Me asomé por una pequeña ventana intelectual, decidí mirar fuera de las protectoras paredes de mi noble organización y lo que observé me dejó atónito.
Vi un mundo gigante, lleno de gente, cada quién con su rollo, cada quién buscando su propio sueño, su propio ideal. Unos buscando entendiblemente el grandioso sueño americano: ver el anillo en su mano izquierda, tener un hogar (aunque sea de infonavit), un buen auto, hijos bonitos y una familia que por lo menos sea reconocida como funcional. Algunos no pueden aspirar a tanto, y sus sueños llegan tan sólo a ver si al día siguiente pueden volver a abrir los ojos y sentir la lluvia que da vida a su única fuente de alimentación. Hay quienes incluso sólo pueden aspirar a alcanzar la fuerza emocional para resignarse a la triste suerte que les ha "tocado" vivir.
El mundo giraba a una velocidad increible, siempre buscando nuevos procesos que desarrollar, nuevas maneras de hacer negocio y crear valor al dinero. Nuevas maneras de quedar bien con todos y de dar lo que uno no tiene a quien no lo quiere. Tantas actividades que competen nuestras agendas, tantas maneras de perder el tiempo y de dejarnos llevar por el placer y la locura de no mirar al que viene caminando al lado mío... pero no me puedo hacer el compasivo porque mi motivo de llorar no era compasión por el necesitado. Mi motivo de llorar era la ausencia de esa compasión:
Yo aquí en mi pequeño gran protector organizativo, que mensualmente deposita en mi cuenta de cheques la cantidad justa que necesito para sentirme satisfecho con mi labor. Allá aquél individuo sin nombre que aún antes de nacer ya fue condenado a una muerte lamentable por un virus que nunca eligió tener. Yo aquí quejándome de los 8 kilos que tengo de más según el estudio preventivo que me hicieron en mi trabajo, y allá afuera aquél que con la mitad de las calorías que consumo al día tendrían esperanzas de seguir sobreviviendo.
"Siempre habrá pobres y necesitados", he escuchado decir. "Los que son pobres son pobres porque quieren" también ha llegado a mis oídos.
Es cierto, puede ser, alguna vez conocí a alguien en necesidad, y pude darme cuenta de tantas diferencias significativas de nuestra forma de pensar y de nuestro apetito por avanzar. Una forma de ver la vida tan distinta. Valores e ideas naturales pero que parecen abismalmente separadas. Pareciera que dos mundos con colores totalmente distintos se hubiesen atrevido a mirarse por un segundo con curiosidad... Y aún así me sentí con la autoridad de juzgar su condición y correr a patadas de mi cabeza la idea de haber nacido en su lugar y él en el mío.
Pero a pesar de eso, referente a ese alguien en necesidad, una idea ha estado golpeando mi conciencia cual martillo iracundo: ¿habrá algo, en las profundidades de nuestros más íntimos adentros, que sea similar?, que haya nacido de la misma semilla, de la misma sangre? Dentro de esos dos mundos tan opuestos intelectual y espiritualmente, ¿habrá un punto de conexión? de relación? de... igualdad?
¿Qué si todo esto que estoy acostumbrado a soñar y a aspirar no fuera a durar tanto como pienso? ¿Qué si todo este mundo que me lleva esté por un rumbo incorrecto, que hace mucho se haya desviado un grado del camino y hoy hayamos perdido el rumbo? ¿Qué si este sentido de protección (por mi cheque mensual) y de seguridad (porque mi jefa me dijo que era valioso para la empresa) no sea lo único para lo que haya sido llamado a nacer?
¿Qué es esto en mi que grita, que clama como el que le grita a un vidrio antisonido queriendo ser escuchado? ¿Qué es esto que al asomarme por esta ventana me hace sentir incómodo con mi comodidad y me hace llorar por dentro por no poder compadecerme del que quizá debiera ser compadecido? A veces pienso que soy sólo yo el que puedo compadecerme a mí mismo. ¡Qué fácil es llorar por mis propios problemas! ¿POR QUÉ NO SALIR Y DEJAR DE AFERRARME A TODO LO QUE CREO VALIOSO, CON EL FIN DE ENTREGAR MI VIDA HASTA SUS ÚLTIMAS CONSECUENCIAS POR UNA CAUSA MÁS GRANDE QUE YO? ¡Tan sólo por la posibilidad de que haya algo que en tantos mundos tan diferentes que llamamos personas nos pueda acercar un poco más, nos pueda dar un sentido de comunidad genuino en el que no todos veamos por nosotros mismos! ¡Quiero poder compadecerme! ¡Quiero sentir dolor por alguien más que por mí mismo! ¡Ya no quiero ver sólo mi mundo! ¡Quiero ver el mundo de otro y ser pertinente, ser reelevante, útil para algo más que para sentir placer y comodidad!
. . .
Pero hoy aprendí a hacer un análisis que ayer no sabía hacer. Hoy aprendí que si está apagada la luz no debo ignorar la silla de mi escritorio pues me puedo golpear. Hoy aprendí que puedo tomar dos minutos más para hacer mi correo electrónico más suave y agradable al destinatario y aún así obtener el beneficio que mi empresa merece por derecho legal.
Eso me maravilla.
Quiere decir que a pesar de mi frustración por estar aquí, protegido y cómodo, hay una esperanza... podemos cambiar, ser diferencialmente mejores al día siguiente que el día anterior. No sé como se organiza un gran cambio, no sé cómo se orquesta o se siente. Pero sí sé lo que se siente aprender y a cada paso ir dando un poco más por menos. Y quizá, como buen analista, pienso: si no fuera tan diferente de mis vecinos y contiguos en lo más profundo e importante de la vida, si hubiera algo que nos llama a ver más allá de nuestros límites de edad promedio esperada, quizá se pueda hacer una diferencia en el largo plazo con cada pequeño aprendizaje. Quizá hasta le puedo poner nombre, y llamarle esperanza. Tal vez aún me puedo atrever a creer que sirvo para más que para sentir placer y estar cómodo... Tal vez, si tan sólo me tomara un pequeño tiempo para preguntar a Alguien más grande que yo, sin ideas preconcebidas, ni prejuicios, ni intermediarios. Sólo lanzar la pregunta al aire, esa pregunta que todos nos hacemos a nosotros mismos.
Tal vez un día recibiría una respuesta. Y tal vez podría ser la respuesta más maravillosa de mi vida. Y tal vez, sólo especulo, no sea nada nuevo sino algo que siempre estuvo ahí, pero que nunca me había tomado el tiempo de considerar...
Pienso mucho, ¿verdad? Jeje, eso nomás fue para hacerme sentir bien por pensar que pienso mucho. Por lo pronto tengo que salir de mi trabajo, ya es viernes y es hora de... descansar. No puedo decir que asomarme a la ventana de fuera de mi me haya hecho un nuevo hombre ni nada parecido, pero definitivamente el día me sabe distinto.
No soy igual que ayer.
Y pocas cosas saben tan rico como ese sentimiento...
Comentarios del post original publicados en el blog de Windows Live Spaces:

  • Delete this comment

    Soul
    February 13 5:55 PM
    Plasmar lo que el alma siente no es facil, pero tu tienes el don, mejor dicho la sinceridad de aceptar lo que hay dentro de ti.
    Yo creo que no hay nada mas sublime para un ser humano que dejar sus propios sueños, por realizar los de Dios.
    Talvez eso que tu sientes, es lo que Jeremías llamaba un fuego metido en sus huesos, ese fuego que no lo dejaba estar lejos de lo que Dios le decía, era un fuego tan profundo y tan constante que el era seducido por la necesidad, por la dependencia de Dios que experimentaba. ¿No será que te sucede lo mismo?
  • Delete this comment
    View space
    More information

    Yamel0805
    December 15 11:02 PM
    Archie:
    Gracias por compartir tus sentimientos, confusiones y frustracciones. También gracias por esa esperanza de renovación, la cual refleja el poder infito de Dios en nuestras vidas. ¡No soy igual que ayer! Por otro lado también considero que es vital que el trabajo otorge un sentido de vida especial, en donde no solo llene nuestros bolsillo con un lindo cheque al finalizar cada mes, sino que empaticemos con el otro y trascendamos.
  • Delete this comment
    View space
    More information

    DJ YHODA desde Dagobah
    December 15 4:39 PM
    que onda brother, pues navegando por hay me encontre con una cancion tuya y buscando encontre este tu espacio, me gustaria escuchar mas canciones tutyas, y vi que pusiste el chord de una, no se si pudieras poner de algunas mas, yo tengo una radio via internet y me gustaria poder pasar tus canciones, bueno si te interesa mi correo es djyhoda101web@hotmail.com
  • Delete this comment

    (no name)
    December 15 9:33 AM
    ¿Qué es esto en mi que grita, que clama como el que le grita a un vidrio antisonido queriendo ser escuchado? ¿Qué es esto que al asomarme por esta ventana me hace sentir incómodo con mi comodidad y me hace llorar por dentro por no poder compadecerme del que quizá debiera ser compadecido? A veces pienso que soy sólo yo el que puedo compadecerme a mí mismo. ¡Qué fácil es llorar por mis propios problemas! ¿POR QUÉ NO SALIR Y DEJAR DE AFERRARME A TODO LO QUE CREO VALIOSO, CON EL FIN DE ENTREGAR MI VIDA HASTA SUS ÚLTIMAS CONSECUENCIAS POR UNA CAUSA MÁS GRANDE QUE YO? ¡Tan sólo por la posibilidad de que haya algo que en tantos mundos tan diferentes que llamamos personas nos pueda acercar un poco más, nos pueda dar un sentido de comunidad genuino en el que no todos veamos por nosotros mismos! ¡Quiero poder compadecerme! ¡Quiero sentir dolor por alguien más que por mí mismo! ¡Ya no quiero ver sólo mi mundo! ¡Quiero ver el mundo de otro y ser pertinente, ser reelevante, útil para algo más que para sentir placer y comodidad!
    Lo unico que tienes que hacer morro, es muy sencillo, trata a tus enemigos como tus amigos. A la gente que necesita, dales. Y a tus projimos como hermanos. Es muy facil decirlo, pero hacerlo es la bronca, por eso estas tan confundido y dolido por fianlmente darte cueta, que no lo estabas haciendo, aunque estoy seguro que lo habias escuchado mas de 1000 veces a lo largo de tu vida.
    Confiesome culpable tambien.
  • Delete this comment
    View space
    More information

    December 14 2:07 PM
    Estimado Omar ,
    A lo largo de la historia humana se ha comprobado que , en el transcurso de nuestras vidas como humanos ,todos tenemos momentos en los que reflexionamos sobre nuestra vocación . La diferencia entre nosotros , es que algunos reconocen esa vocación y la siguen.... mientras que otros solo piensan en ello .
    Ojalá que todos aquellos que lean tu escrito ... se tomen el tiempo de reflexionar , y
    luego tengan el valor de hacer los ajustes necesarios en sus vidas .
    Te envío un cordial saludo y te agradesco nos hayas compartido ésto .
    Tu amigo : Hugo Sierra

No hay comentarios.: